El asesoramiento laboral es una de las especialidades de Galende Buzón Abogados. Somos conscientes de que al diseñar una correcta planificación de los recursos humanos de tu negocio, obtendrás mayores beneficios e incrementarás la posición de tu empresa en el mercado. Los planes de retribución flexibles son una buena opción, ya que una parte importante es saber motivar a los empleados. Así no solo se implicarán más y aportarán un mayor rendimiento sino que también fidelizarás el talento.

Está claro que los trabajadores que se sienten bien remunerados, por lo general, se comprometen más con la empresa. Pero la retribución puede ir más allá del tradicional concepto que tenemos de las nóminas tradicionales. La retribución flexible es un sistema que puede beneficiar tanto a la empresa como a los trabajadores.

En qué consiste el sistema de retribución flexible

Podemos definir la retribución flexible como un sistema que posibilita que el trabajador pueda distribuir su sueldo en una parte en efectivo y otra en productos o servicios que contrata a través de la empresa en la que trabaja. Cada vez son más las compañías que deciden ofrecer a sus trabajadores la posibilidad de crear planes de retribución flexibles. Estos pueden incluir desde la posibilidad de adquirir tarjetas de transporte, cheques de restaurante o guarderías hasta programas de formación, seguros privados de salud o planes de jubilación colectivos.

Por supuesto, se trata de sistemas voluntarios que permiten al empleado adaptar su sueldo a sus necesidades particulares y personales. De este modo, con el mismo sueldo se puede ganar más. Los empleados que se acogen a este tipo de planes de retribución flexible pueden destinar hasta un 30% de su salario bruto anual a la adquisición de estos productos o servicios. Con la ventaja adicional de que están exentos de tributar el IRPF, de modo que suponen un incremento del sueldo neto y un importante ahorro en los gastos mensuales.

Los procesos de digitalización y de automatización han supuesto también un impulso para la implementación por parte de muchas empresas de estos planes de retribución flexibles. Y es que se ha conseguido simplificar y agilizar los procesos, de modo que también las empresas ganan en rentabilidad. De este modo, consiguen mejorar las condiciones de sus empleados sin tener que realizar costosas inversiones. Y es que, aunque las empresas no incrementen directamente el salario de los trabajadores, sí que aumentan su capacidad adquisitiva al permitirles adquirir productos a precios por debajo del mercado.

Qué ventajas tiene esta opción

Entre las ventajas de este sistema de retribución, podemos mencionar que las empresas dan a sus trabajadores la opción de decidir cómo quieren cobrar su sueldo. El beneficio fiscal añadido a estos planes hace que el trabajador incremente sus ganancias sin que a la empresa le suponga un gasto mayor.

Las compañías también pueden beneficiarse de este sistema de retribución como un elemento que las ayude a diferenciarse de la competencia, ya que los trabajadores valorarán mejor esta opción.

La retribución flexible está muy relacionada con la retribución en especie; sin embargo, son cosas distintas. Podemos decir que la retribución flexible es un tipo de retribución en especie que ofrece beneficios al trabajador sin que supongan un gasto extra para la empresa. Tal como recoge el BOE en el Reglamento General sobre el IRPF (Rentas en especie. art. 42 de la Ley 35/2006, del IRPF), es el Estado quien establece las características de la remuneración flexible:

Esta no podrá superar el 30% de la retribución anual.
Además, se trata siempre de obtener productos o servicios a precio inferior al de mercado, pero nunca dinero en metálico.
Es un servicio voluntario que supondrá un beneficio en la relación laboral entre empresa y empleado.
El asesoramiento laboral a empresas es una de las áreas de especialidad de Galende Buzón Abogados, por eso te ayudamos en la configuración del sistema de retribución flexible que mejor se adapte a tu empresa.

Entradas recomendadas